Dallas, la bestia sin dientes

En mis años de aficionado a la NBA y en mis meses de analista de la mejor competición baloncestística mundial, jamás había visto un campeón que impusiera menos respeto que los Mavericks.

Mark Cuban ha visto pasar muchas temporadas con el mismo desenlace, gran equipo, ningún título. Muchas promesas que se convirtieron en arena, incluso cuando el mismo Nash dirigía el timón.

El año pasado ocurrió, cuando nadie lo esperaba. Robándoles el preciado pastel a los todopoderosos Heat cuando ni si quiera parecía invitados a la fiesta de las final.

¿Qué puede explicar esta temporada decepcionante o de transición? Los factores son variados.

El lockout ha afectado a muchos equipos y Dallas es un caso claro. Su estrella, Dirk Nowitzky aprovechó el periodo de inactividad para descansar del Europeo. Como él mismo admitió, pasó gran tiempo de sus largas vacaciones bebiendo cerveza  tumbado en el sofá. El lujo del alemán no pasó en balde. Empezó la temporada a un nivel físico muy bajo y su juego se vio muy afectado. A sí mismo su falta de confianza ha repercutido en un nivel que podemos definir como intermitente.

Terry no es el titular que buscan. Es un excelente jugador, uno de los mejores sextos hombres de la liga. Un jugador que marca la diferencia entre una victoria y una derrota. Pero no aguanta la exigencia de una temporada regular. No puede aguantar un ritmo superior a 25-30 minutos por partido.

Importantes bajas durante el periodo de ‘transfers’ que no han sido correctamente cubiertas. Caron Butler, JJ Barea y especialmente Tyson Chandler. El pívot fue pieza clave en el ensamblaje que consiguió el ansiado anillo y Haywood no ha conseguido hacerle olvidar.

Lamar Odom es un nombre clave en la debacle de la franquicia texana. El alero venía como fuerte apuesta de Cuban para sustituir a Butler y relegar a Marion a una función de suplente con rotación de en el puesto de 3 y 4. Actualmente se convierte en un caramelito de lujo para futuras ‘novias’ como Golden State Warriors o los futuros Brooklyn Nets, que le quieren con contrato de excepción. Un caso parecido al de Billups y los Knicks.

Sin embargo, aún queda esperanza para los Maverics. El papel de Delonte West en los playoffs será muy importante para dar descanso a Kidd y Terry. Su equipo necesita la mejor versión del escolta y cómo no, del gran teutón. Y si todo acaba en tragedia, parece que Dallas podrá limpiar sus lágrimas con Deron Williams la temporada que viene.

Sigue la actualidad de los Playoffs en nuestra SECCIÓN  y por supuesto en nuestro PODCAST

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: